¿Estás en Flow?

Nos encontramos viviendo dentro de una sociedad o estructura social donde prima un paradigma del hacer para tener, antes del ser, pero en realidad es al revés: para tener primero debemos invertir en el ser, para después hacer (y en consecuencia tener). Si nos dedicamos a hacer sin sentir el ser, nos sentiremos desconectados de nosotros mismos, perdiendo energía y tiempo por el camino.


¿Cuántas veces nos hemos dedicado a hacer tareas para las cuales no nos sentimos con fuerzas, y hemos tardado tres veces más que cuando las hemos hecho en pleno uso de nuestras capacidades?


A esto se le conoce como estar en estado de fluidez o Flow, en el cual las cosas se dan sin esfuerzo y de forma natural, y lo más importante… ¡disfrutando del proceso! O es que puede que por esta precisa razón, por el gozo vivido, estemos en flow 😉. ¿Te suena esta palabra de algo?


El estado de flow fue definido por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, y es el estado mental en el cual una persona está totalmente inmersa e implicada en la actividad que está llevando a cabo.  En este estado la atención, la situación y el entorno está en perfecta armonía y coherencia con nuestro Ser, estamos motivados y disfrutamos al máximo de lo que estamos haciendo. Se desata nuestra creatividad... ¡y nos sentimos maravillosamente bien!  Son esos estados que sentimos cuando paseamos por la playa o estamos en contacto estrecho con la naturaleza, o por ejemplo estamos bailando con pasión. 


Podemos entrar dentro de este estado a voluntad, si aprendemos a alinear nuestro pensamiento con nuestra emoción y lo que estamos haciendo. Con ello estamos permitiendo que podamos entregarnos plenamente a la tarea en cuestión y disfrutarla mucho más. Según el Dr. Csíkszentmihályi, la gente es más feliz cuando está en el estado de flow dado que está inmersa en lo que está haciendo. Con ello la sensación de ego desaparece y experimentamos una gran libertad, gozo, compromiso y sensación de no tiempo.


Asimismo, para que podamos fluir, debe de existir por un lado un equilibrio entre el reto que nos presenta una tarea y nuestras habilidades (tanto si la tarea es demasiado fácil como difícil no podremos entrar en estado de flow). Dentro de este punto, cuando llevamos a cabo una tarea “fácil” nos ayudará buscar la novedad en todo lo que estamos haciendo, y cuando nos enfrentamos a una nueva situación, visualizarla anteriormente en nuestra mente. Por otro lado, el estado de flow se facilita si somos capaces de focalizar nuestra atención. Dentro de este último aspecto, practicar la meditación (entre otras técnicas) ayuda a que la persona sea más capaz de fluir. Para finalizar, y no por ello menos importante, podríamos decir que la clave de oro para entrar en un estado de flow es tener la predisposición de disfrutar al máximo de cualquier situación que se te presente para que tú mismo crees la atmósfera que te permita estar presente en lo que estás haciendo.


Dentro de este estado de flow en el cual el tiempo vuela y dejamos de ser conscientes de él, es vital sentirnos relajados para gozar de la experiencia.


Cómo nos compartió el maravilloso Bruce Lee, me despido por hoy diciendo...


Y si quieres aprender a poner el tiempo a tu favor y disfrutar de él de una forma sencilla y amena, te invito a que le eches un vistazo a todas las formaciones en productividad que tenemos preparadas para ti clicando AQUÍ.


A por un 2021 en tus propios términos 💪

¿Quieres dar el siguiente paso en tu crecimiento personal y espiritual en una comunidad de almas que vibran como tú?

Leave a Comment: