Re-afírmate

Cuando somos capaces de empezar a abstraernos del ruido de nuestra mente y observar nuestros pensamientos sin juzgarlos, enseguida empezamos a encontrar patrones en nuestros pensar. Abrimos la puerta al sótano del inconsciente y con linterna en mano, nos aventuramos bajando paso a paso por la escalera que nos conducirán a las creencias más profundas que dan sustancia a nuestra realidad. ¿Y qué hacemos cuando nos encontramos cara a cara? Si esta creencia existe dentro de nosotros es porque tiene una utilidad y nos recompensa, de algún modo. Lo primero que deberíamos hacer es plantearnos su veracidad, si nos impulsa o nos hunde. Y si sucede este último caso, transformarla y actualizarla para que nos siga ayudando a construir nuestra realidad.

 

Somos escultores de nuestro propio cerebro como decía el brillante científico español Santiago Ramón y Cajal, y los pensamientos que tenemos y las experiencias que vivimos repetidamente crean nuevos circuitos o redes neuronales para responder más rápidamente a la situación. Este fenómeno se conoce como neuroplasticidad dependiente de la experiencia. ¡Lo más curioso es que no hace falta ni que la experiencia sea verdad y que se puede crear igualmente un nuevo circuito si es imaginada! Con ello nosotros mismos podemos participar en la creación de nuevas redes que den lugar a un cerebro más feliz y que, por ende, impacten directamente en nuestra biología.


Para ello uno de los métodos más útiles que puedes usar es aplicar la técnica de las afirmaciones positivas. Se considera que su creador fue el psicólogo y farmacólogo francés Émile Coué (1857-1926), quien introdujo la psicoterapia en el tratamiento de sus pacientes (y dicho sea de paso, también descubrió el efecto Placebo). Aplicaba la frase “Todos los días, en todos los sentidos, me va cada vez mejor” consigo mismo y con sus pacientes, consiguiendo reprogramar su mente inconsciente y estableciendo las bases del Couéismo o método Coué, con el cual comprobó que podía curar algunas enfermedades únicamente a través del cambio del pensamiento consciente y subconsciente mediante la autosugestión.


Sabemos que vemos el mundo a través de nuestras gafas particulares, y aunque no podamos cambiar una situación, sí que podemos modificar cómo la percibimos y experimentamos. Por ello las afirmaciones son tan potentes para reprogramar nuestras creencias, dado que nos permiten instalar nuevas redes neuronales a nuestro favor a través de la autogestión por repetición.


Para ello, seguramente ahora mismo te estarás preguntando… ¿y cómo se trabaja con las afirmaciones positivas? Para empezar debemos de tener en cuenta que una afirmación es una declaración o frase formulada en presente y positivo de una situación que percibes como real. Como la mente no diferencia entre lo que es verdad o no, cuando creemos y sentimos esta afirmación de corazón, nos motivamos y le damos órdenes a nuestra mente para conseguir lo que está contenido en ella. En metafísica las afirmaciones positivas que dirigimos a nuestro ser superior se conocen también como decretos, los cuales nos permiten reprogramar nuestras mentes y expandir nuestro poder personal hasta donde nos propongamos.


Para ello aquí te comparto los tres puntos clave para aplicar el poder de las afirmaciones en tu vida:


  1. Reflexiona sobre áreas de tu vida que quieras mejorar, e identifica las creencias limitantes que residen en sus profundidades. Para ello puedes crear un listado apuntando todas las creencias que te vengan a la mente sobre este tema determinado.  Ejemplo: No me gusta mi trabajo.
  1. Transforma cada una de las creencias en un enunciado en presente en positivo. Aquí es muy muy importante que lo que escribas y cómo lo formulas resuene en ti, te cause una emoción de alta vibración al leerlo e imaginarlo, que haga cantar tu corazón, y que la des por hecha, es decir, que manifieste una realidad para ti. Otras claves que pueden ayudarte a tener éxito con las afirmaciones es que sean breves y lo más específicas posible. También te recomiendo que al definir tu afirmación, siempre te enfoques en lo que te convertirás para conseguir lo que te propones, y no en el resultado final. Ejemplo: Me encanta mi trabajo, disfruto haciendo todo lo que hago y me permite aportar mis dones al mundo.
  1. Repite las afirmaciones tantas veces como sea posible cada día y conviértelas en tu propio mantra personal (puedes hasta usar recordatorios en tus dispositivos poniendo una alarma determinada o poner notas en el espejo del baño o en la nevera que te las recuerden cada vez que las veas, entre otros). Puedes hacerlo escribiéndolas y/o diciéndolas en voz alta, y es muy útil hacerlo especialmente cuando te levantas y cuando te acuestas, dado que en ese momento el cerebro está aún en un estado que nos permite acceder más fácilmente a nuestra mente inconsciente. Dentro del campo de las afirmaciones, podemos también incluirlas en audios subliminales, es decir, incluirlas dentro de música o audios sin tener conciencia de que están allí porque se encuentran por debajo de los límites de la audición. Así las afirmaciones pueden ser más fácilmente percibidas por nuestra mente inconsciente.
  1. Prueba las afirmaciones en modo súpercuántico on, es decir, como aformaciones. Además de las afirmaciones encontramos las aformaciones, que son afirmaciones convertidas en preguntas para así activar más fácilmente nuestra mente. Esta técnica fue creada por el coach y conferenciante Noah St. John, y se trata de plantear una pregunta sobre una afirmación en positivo, asumiendo que es una realidad para ti. Para ello nos enfocamos exclusivamente en la pregunta, y no en la respuesta, con lo que como mejores preguntas nos planteemos, mejores respuestas encontraremos. Ejemplo: ¿Por qué me encanta mi trabajo y disfruto haciendo todo lo que hago, aportando mis dones al mundo? De este modo lo que hacemos es retar a nuestra mente para que busque respuestas a la pregunta que le hemos hecho, barriendo las creencias limitantes que podíamos tener durante el proceso. Además al enfocarnos en la pregunta, dejamos la puerta abierta a que nuestra mente de rienda suelta a su creatividad, encontrando soluciones bien originales que ni nos hubiéramos imaginado.


Puede que al principio te parezca raro repetir las afirmaciones y no te las acabes de creer, dado que llevas mucho tiempo repitiendo patrones y creencias mentales limitantes que se han enquistado en tus redes neuronales sobre el tema que quieres transformar en tu vida. Aún así no pierdas la esperanza, dado que cuanto más repitas las afirmaciones más estarás reconstruyendo tu cerebro y tu vida para que te lleven hacia dónde quieres llegar. Y cuanto más lo hagas, más fácil se volverá para ti, como nos anima la frase en inglés “Fake it until you make it”, que podríamos traducir como “Fíngelo hasta que lo hagas”. Lo más difícil es siempre dar el primer paso, pero cuando te quieras dar cuenta… ¡ya irás en velocidad de crucero!


¿Usas el método de las afirmaciones? ¿Cuáles son las que más usas? Me encantaría leerte en los comentarios 👇



A por un 2021 en tus propios términos 💪

¿Quieres dar el siguiente paso en tu crecimiento personal y espiritual en una comunidad de almas que vibran como tú?

Leave a Comment: