Las terapias energéticas… ¿funcionan?

Los seres humanos hemos intentado aliviar y curar los padecimientos de los demás seres desde tiempos prehistóricos, en conexión con las creencias de cada cultura y sus divinidades, y según sus conocimientos sobre la materia. Para ello ha usado distintas técnicas y metodologías, desde aplicar la oración y pedir ayuda a nuestros dioses o la Fuente, descubriendo ciertas plantas y sustancias de otros organismos que podían ser de ayuda, desarrollando la síntesis de compuestos químicos medicinales y practicando intervenciones quirúrgicas, entre muchos otros sistemas. A través de estos conocimientos se ha ido configurando el arte de la medicina o ciencia de la sanación, que consiste en la práctica de la prevención, diagnóstico y tratamiento de una afección.


Las medicinas y terapias alternativas se definen como aquellas que implican una intervención o tratamiento que no se ha documentado científicamente como seguros o efectivos para una determinada alteración (que no es lo mismo que decir que no funciona). De hecho las terapias alternativas son distintas de las complementarias, pero ambas son sistemas de atención a la salud que no se consideran parte de la medicina convencional. Y, de hecho, a medida que se van comprobando que las aproximaciones alternativas y complementarias son eficaces e inocuas según los parámetros de la medicina convencional, se van añadiendo a su práctica. Así que antes de nada vamos a hacer un pequeño resumen de los distintos tipos de medicina que existen para clarificar algunos conceptos 😉.

Según el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH, National Center for Complementary and Integrative Health) y el Instituto Nacional del Cáncer americanos...

  •  
    1. Cuando hablamos de medicina: se refiere a un sistema completo, a la ciencia que estudia las alteraciones de la salud del ser, cómo prevenirlas, tratarlas y curarlas. Dentro de este punto encontraríamos los sistemas médicos completos, como la medicina convencional, la medicina tradicional china, la medicina sintergética, el ayurveda, la homeopatía o la naturopatía, entre otros sistemas.
    2. Cuando hablamos de terapia: se refiere a un tipo de tratamiento o medio que se aplica para curar o aliviar determinados síntomas o enfermedades. Aquí ubicamos las terapias energéticas, la acupuntura, la fitoterapia o el masaje, por poner algunos ejemplos.
    3. La medicina convencional: también llamada alopática, occidental u ortodoxa, la practican los profesionales que ostentan el título de doctores en medicina (MD), doctores en medicina osteopática (OD), enfermeros, fisioterapeutas, psicólogos y otras profesiones sanitarias. Muchos de ellos también aplican aproximaciones complementarias o alternativas.
    4. La medicina complementaria: es la que se usa conjuntamente con los tratamientos médicos convencionales, y puede incluir aproximaciones nutricionales, físicas y/o psicológicas, como por ejemplo la aplicación de aromaterapia después de un procedimiento quirúrgico o de acupuntura para mitigar los efectos secundarios de un tratamiento contra el cáncer. Según el NCCIH, National Center for Complementary and Integrative Health, las aproximaciones complementarias más populares incluyen el uso de productos naturales, la aplicación de técnicas de respiración profunda y la práctica de yoga, Tai Chi y Qi Gong.
    5. La medicina alternativa: es la que se aplica en lugar de la medicina convencional, como por ejemplo el uso de determinados suplementos y cambios de dieta para tratamientos de cáncer en lugar de usar radio o quimioterapia. Entre las terapias alternativas, encontramos una gran variedad que van desde cambios en el estilo de vida (dieta y pautas de ejercicios) hasta una gestión de la propia mente. 


Cada vez hay más publicaciones que fundamentan sólidamente aplicaciones médicas que hace pocos años hubieran sido consideradas esotéricas o hasta herejes particularmente desde el punto de vista de la ciencia médica occidental convencional, cuya concepción y bases se fundamentan en los paradigmas de la biología molecular en lugar de contemplar la dimensión de la energía vital que sí se ha dado en otros sistemas médicos como la medicina tradicional china o el ayurveda. De hecho diversas autoridades científicas han expresado desde hace décadas que la raíz de toda salud y enfermedad es un asunto energético, dado que todo es energía en distintos estados de vibración. ¿Y si simplemente en la época actual simplemente estamos viviendo en el mejor momento de la historia para comprender y experimentar verdades para las cuales no estuvimos preparados siglos atrás? 


A medida de que la tecnología avanza pareja al conocimiento, somos capaces de conducir experimentos que nos están revelando (y nos revelarán) aspectos fascinantes sobre la dimensión energética del ser humano. Y es que, como escribió el reconocido autor en ciencia ficción Arthur C. Clarke en 1962, “Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.


A por un 2021 en tus propios términos 💪

¿Quieres dar el siguiente paso en tu crecimiento personal y espiritual en una comunidad de almas que vibran como tú?

Leave a Comment: